domingo, junio 28, 2009

Deseo III


Entre los silencios
de la noche,
escucho los susurros
de tú voz,
que abrazan mis oídos,
colmándolos de ternura
y amor…

Me turba cada frase,
derritiendo el iceberg
del corazón…

Das aliento a mi cuerpo,
tocando cada cuerda
con ardiente pasión…
esculpiendo melodías
de caricias suaves,
olvidando la cordura,
y avivando el juego
del deseo y amor…

Quiero alargar este instante…
Es la oportunidad de vivir otra vez…
Sé, que puedes sentirlo también…

Me rindo fascinada
a tus encantos vigorosos,
que son mi perdición…

Eres tú el que inspira
este corazón
a tallar letras indelebles
con cariño y ardor.

Comentario: Con este poema, cierro los primeros 6 meses que he compartido en el blog. No me voy, simplemente estaré unos días en silencio. Vendré a echar ojitos a mis amigos blogueros. Gracias por venir y dejar huellas en este rincón. Un abrazo fuerte para todos.

6 comentarios:

  1. Precioso poema de amor... la persona afortunada de tus sueños... debe sentirse orgulloso de ti....

    ¡quien escribe bonitos poemas de amor... ama mejor!!!


    Un beso Carolina... sigue escribiendo estas cosas tan bonitas que alegra tantisimo la vida...

    ResponderEliminar
  2. preciosa entrega , yo me sentiria satisfecho, un besazo preciosa

    ResponderEliminar
  3. Pienso que no debes abandonar este blog ni un segundo. No entiendo el porqué, ni motivo ni razón, pero a los que disfrutamos de ti no debe abandonarnos. ¿vale?

    Un beso apasionado

    ResponderEliminar
  4. Precioso poema Carolina. No nos dejes ehh, jeje. Ven de vez en cuando. Un besito y feliz verano.

    ResponderEliminar
  5. Afortunada el alma capaz de inspirar estas letras, Carolina.

    Es bueno tomar un respiro, para disfrutar de lo que nos rodea, sin prisas, sin bligaciones, sin compromisos..., que limiten nuestro libre albedrío.

    Me basta con saber que andas por aquí y que eres feliz.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Precioso poema. Por favor, vuelve pronto.
    Besos

    ResponderEliminar

Tu destello, ilumina mi refugio