domingo, julio 05, 2009

La exquisitez de madurar

Dicen que a cierta edad las mujeres nos hacemos invisibles, que nuestro protagonismo en la escena de la vida declina, y que nos volvemos inexistentes para un mundo en el que solo cabe el ímpetu de los años jóvenes.
Yo no sé… si me habré vuelto invisible para el mundo, es muy probable…, pero nunca fui tan consciente de mi existencia como ahora; nunca me sentí tan protagonista de mi vida, y nunca disfruté tanto cada momento de mi vida.
Descubrí que no soy una princesa de cuento de hadas; descubrí al ser humano que sencillamente soy, con sus miserias y sus grandezas.
Descubrí que puedo permitirme el lujo de no ser perfecta, de estar llena de defectos, de tener debilidades, de equivocarme, de hacer cosas indebidas, de no responder a las expectativas de los demás. Y, a pesar de ello, quererme mucho y aún amar, de sentir, de vibrar. Cuando me miro al espejo, ya no busco a la que fui en el pasado… sonrío a la que soy HOY… me alegro del camino andado, y asumo mis contradicciones.
Siento que debo saludar a la joven que fui, con cariño, pero dejarla a un lado; porque ahora me estorba. Su mundo de ilusiones y fantasía ya no me interesa. Me interesa ser yo, aquí y ahora.
¡Que bien no sentir ese desasosiego permanente que produce correr tras los sueños! ¡Que bien poder disfrutar del silencio y de los pensamientos!
¡¡Que lindos son los recuerdos y sonreír tras ellos!!
La vida es tan corta y el oficio de vivirla es tan difícil, que cuando uno comienza a aprenderlo, ya hay que morirse. Por eso trato de vivirla a plenitud… Como si hoy fuera el último, gozando cada minuto, cada momento, cada un te quiero, cada rayo de sol que me acaricia.
Y tan solo puedo dar gracias a Dios por toda esta maravilla.
El ser humano tarda mucho en madurar. TENER- RETENER.
Las realidades más grandes y más bellas las tendrás cuanto menos las poseas y retengas.
Si quieres tener el mar, contémplalo, abre tus manos en sus aguas y todo el mar estará en ellas. Porque si cierra tus manos para retenerlo, se quedarán vacías.
Si quieres tener un amigo peregrino, déjalo marchar y lo tendrás… porque si lo retienes para poseerlo, lo estarás perdiendo y tendrás un prisionero.
Si quieres tener el viento, extiende tus brazos, abre tus manos y todo el viento será tuyo, DISFRUTALO, porque si quieres retenerlo, te quedarás sin nada.
Si quieres tener a tu hijo, déjalo crecer, déjalo partir y que se aleje… lo tendrás maduro a su regreso, porque si lo retienes poseído, lo pierdes para siempre. Los hijos son un regalo de Dios, pero son prestados… déjalos correr.
Si quieres tener el sol y gozar de su luz maravillosa, abre los ojos y contempla, porque si los cierras para retener la luz que ya alcanzaste te quedarás a oscuras.
Si quieres vivir el gozo de TENER, libérate de la manía de POSEER Y RETENER. Goza de la mariposa que revolotea, goza del río que corre huidizo, goza de la suave brisa que acaricia tú rostro. Goza de la flor que se abre cara al cielo. Goza teniendo todo, sin poseerlo y sin retenerlo. Sólo así gozarás de la vida, sabiendo que la tienes sin poseerla, y dejándola correr sin retenerla y sabrás que bien has vivido la vida.
“Que tus momentos sean de paz, todos los días sean grandiosos y nunca dejes de AMAR”.
Comentario: Desconozco el autor de esta preciosa carta, con la cual me identifico enormemente. Un abrazo bien fuerte.

10 comentarios:

  1. HOLAAAAAAAAAAAAAA, PASABA A DEJARTE UN SALUDO. QUE TENGAS UNA BELLA SEMANA INTERESANTE BLOGGGGGGGGG
    HASTA PRONTITOOOOOO

    ResponderEliminar
  2. Hola Carolina. Gracias por compartir esta carta con los que te seguimos. Ayer, justamente teniendo una conversación con mi madre le decía... lo que daría por volver 5 años más atrás que estaba en mi salsa, mi plenitud, feliz, disfrutando, pero luego le digo. Esto no lo qiuero decir porque significa no aceptar el presente. Además ahora doy gracias por todo el crecimineto interno que he tenido, toda la madurez que me ha dado la vida y también por la gente que me he encontrado en el camino, que con algunos ha sido corto pero muy intenso.

    Feliz domingo Carolina, besitos :)

    ResponderEliminar
  3. Una carta preciosa y llena de optimismo positivo. Me ha encantado Carlolina. Muchos abrazos!

    ResponderEliminar
  4. preciosa carta, un besazo preciosa

    ResponderEliminar
  5. Atrévete a confiar en ti,
    a ser creativa.
    Atrévete a equivocarte, atrévete a aprender, soñar y ser capaz de materializar lo soñado.
    Atrévete a compartir. Atrévete a pensar de forma diferente, a fracasar, a cambiar, a ser libre, a brillar, a vivir!
    Queda prohibido llorar sin aprender, levantarse un día sin saber qué hacer, tener miedo a tus recuerdos, no luchar por lo que quieres, abandonarlo todo por miedo, no convertir en realidad tus sueños.

    Te debe importar muy poco si te entienden o no. Basta con que te entiendas tú. Con eso es suficiente.

    Te adoro, mi linda Carolina ;) ♥
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. gracias carol por tu beso.
    uNUn abrazo para ti

    ResponderEliminar
  7. No se que ha pasado que no veia tu blog...y ahora repasando la lista apareces..esto va fatal mi cielo...una carta preciosa que nos ayuda a ver que la edad madura puede ser igual de hermosa que la joven y el que no lo aprecie es que tiene el alma muy vacia...besitossss

    ResponderEliminar
  8. Te agradezco que hayas compartido este escrito, Carolina.

    Si tú te identificas enormemente con esta carta, me alegro de que seamos tan afines en sentimientos.

    Soy consciente de que es un privilegio sentir de esta manera, pero ningún paríso es apreciado por completo, si no se recorre antes, un camino tortuoso y empedrado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. De vez en cuando vengo a leerte de nuevo... porque dices muchas cosas y todas muy real, además de interesantes....

    Un beso enormeeeeeeeeeeeeeeee

    ResponderEliminar
  10. Gracias princesa, siempre me haces sentir especial con tu cariño.
    Gracias, gracias, gracias!
    Besos ;)

    ResponderEliminar

Tu destello, ilumina mi refugio