lunes, agosto 24, 2009

Noche de soledad




Hoy, en el silencio de la noche me invaden sentimientos y emociones incontroladas, mezclados con sonrisas y llanto.
En este instante, en esta oscuridad cegadora desnudo mi soledad, me quito la armadura y dejo que caiga junto a mis pies. Mi cuerpo se refleja en el espejo, y observo detenidamente mis ojos, detrás de ese color miel se esconden un sin fin de nuevos proyectos, y también el miedo a lo desconocido, es evidente que cuando tengo mi caparazón puesto, destilo aromas de fuerza invencible... Pero, en este momento puedo ver realmente el suspiro de mi alma, la delicadeza de mi espíritu y el escalofrío que recorre cada poro de mi cuerpo. ¿Será el miedo a lo que se avecina?...
Mi vida ha tenido sus momentos, buenos y malos. Ahora que se acerca de nuevo un cambio, puedo sentir miedo. Cada transformación que elegimos hacer en nuestra vida es para mejorar algo, para seguir creciendo y continuar.
Esta noche me hace estar reflexiva, junto a una tenue luz, mi perro (Negri), y todos mis recuerdos alegres del pasado, en los cuales busco refugiarme por instantes, cerrando los ojos y volver a sentirlos como si los viviera. Al abrirlos de nuevo me encuentro con el silencio, mi pluma y un papel, mis compañeros de hace algún tiempo que me han ayudado a encontrarme de nuevo, buscando luz, para seguir abriendo caminos.

12 comentarios:

  1. La soledad toma mil formas y es una constante en nuestra vida
    las noches la presentan de forma
    sombria y las multitudes enmascarada
    no es facil escapar de ella y
    quiza nos seguirá hasta la muerte

    ResponderEliminar
  2. Gracias Carolina por tus palabras y por tu presencia siempre en mi blog ,decirte que me encantaron todos tus premios pero el que más el del angel dorado, esta cañon....
    Recoge en el mio, uno que cree yo para celebrar el cumpleaños de Paulo Coelho que es hoy y como sé que te gusta, para ti es..
    Un besazo

    ResponderEliminar
  3. Hola cielo mio que bonito texto nos dejas todos tus sentimientos, todo cambio tieene que ser pata bien o por lo menos es lo que intentamos siempre y yo espero que sea todo lo bonito posible para ti
    un beso

    ResponderEliminar
  4. Desahogarse, siempre desahogarse; a veces, mediante escritos; otras, mediante la palabra con la gente querida que se dispone a escuchar...

    Un besito, Carolina:**

    ResponderEliminar
  5. BONITO TEXTOS, HERMOSOS TUS SENTIMIENTOS. HAY QUE BUSCAR EL CAMINO SIEMPRE.
    BONITA SEMANAAAAAA
    CHRISSSSSS

    ResponderEliminar
  6. Bello espacio, seguir;e de visita por aqui.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  7. Gracias por vuestros comentarios. Me agrada encontrarlos cada vez que me acerco a mi espacio.
    Son la medicina necesaria para continuar escribiendo a ratos...

    Bienvenidos a los nuevos visitantes y agradezco cada palabra que dejan aqui.

    Níyume, bienvenida amiga. Yo también soy venezolana, y me alegra un montón que me sigas. Eres quien trae ese pequeño trocito de tierra que añoro,pero, de la misma forma me siento muy bien al estar aquí. He mirado tú blog y me ha encantado.

    Un beso inmenso para todos.

    ResponderEliminar
  8. desnudar la soledad nos permite encontrarnos a nosotros mismos y comprender el verdadero tenor de esa palabra. Excelente trabajo. Felicitaciones!!

    ResponderEliminar
  9. Camina tranquila, sin miedo a tropezar. Todos tus pasos están acompañados por todas las bendiciones del universo. Yo sé que es así.
    :) :) :) ***** :) :) :)

    ResponderEliminar
  10. la vida es un continuo cambio...
    no tengas miedo... todo irá bien!!

    Un besito con cariño!!!

    ResponderEliminar
  11. Pues si hay que renovarse y buscar nuestro camino en la vida eso si apoyandose en los que nos quieren y ayudan...preciosa entrada Carolina es un remanso de paz, besitossss muy cariñosos y gracias por tu apoyo en mi blog eres un cielo...

    ResponderEliminar
  12. Un romance de soledad embriagada de cariño... como dice el cura... ¡es justo y necesario!... ¿que? ...

    Un beso

    ResponderEliminar

Tu destello, ilumina mi refugio