viernes, febrero 27, 2009

La Diosa de la Fantasía

Y después de un fatigoso viaje, llegué a las ruinas de Palmira. Exhausto, caí sobre la hierba que crecía entre las columnas rotas y arrasadas por el tiempo, semejantes a restos abandonados por ejércitos invasores.
Al caer la tarde, cuando el oscuro manto de silencio abrazaba a todas las criaturas, sentí un extraño perfume en el aire, tan fragante como el incienso y tan embriagador como el vino. Mi espíritu se abrió para libar ese néctar etéreo. Pareció entonces que una pesada mano presionaba mis sentidos: mis párpados pesaron mientras mi espíritu se sentía libre de sus cadenas. Entonces la tierra tambaleó a mis pies, el cielo tembló encima de mí y me vi levantado como por un poder mágico. Me encontré entonces en una pradera como nadie nunca había imaginado, en medio de una multitud de vírgenes que no usaban otros vestidos que la belleza que Dios les había dado. Caminaron alrededor de mí, pero sus pies no tocaban la hierba. Cantaron himnos que expresaban sueños de amor. Cada doncella tocaba un laúd de marfil con cuerdas de oro.
Me encontré en un gran claro en cuyo centro se hallaba un trono tachonado con piedras preciosas e iluminado por los rayos del arco iris. A sus lados había doncellas que levantaban sus voces mientras miraban hacia el sitio de donde provenía un perfume de mirra e incienso. Los árboles estaban en flor y, de entre sus ramas, cargadas de capullos, apareció una reina que caminó majestuosamente hacia el trono. Al sentarse, una bandada de palomas blancas como la nieve descendió y se ubicó en torno de sus pies, formando una medialuna, mientras las doncellas cantaban himnos de gloria. Y yo permanecí mirando lo que los ojos de ningún hombre habían visto.
Entonces la reina hizo una señal que movió a silencio. Con voz que provocó en mi espíritu un estremecimiento similar al de las cuerdas del laúd en manos de un músico, dijo:
-Hombre, te he llamado porque soy la Diosa de la Fantasía. Te he concedido el honor de presentarte ante mí, la Reina de las praderas de los sueños. Escucha mis órdenes, porque te designo para que las prediques a toda la raza humana: explica a los hombres que la ciudad de los sueños es una fiesta de casamiento a cuya puerta se halla de guardia un poderoso gigante. Nadie puede entrar si no usa ropas de casamiento. Haz saber que esta ciudad es un paraíso cuyo centinela es el ángel del Amor; ningún ser humano puede entrar si no lleva inscripto en la frente el signo del Amor. Descríbeles estos hermosos campos, cuyos ríos fluyen con néctar y vino, cuyos pájaros navegan por los cielos y cantan con los ángeles. Describe el perfume aromático de sus flores y comunica que sólo el Hijo del Sueño puede pisar su muelle pasto.
"Haz saber que di al hombre una copa de alegría, pero que él, en su ignorancia, la derramó. Entonces los ángeles de la Oscuridad penaron la copa con el brebaje de la aflicción, que el hombre bebió hasta embriagarse.
"Di que nadie puede tocar la lira de la Vida a menos que yo haya bendecido sus dedos y que la visión de mi trono haya santificado sus ojos.
"Isaías escribió palabras sabias como collar de piedras preciosas, montado en la cadena de oro de mi amor. San Juan refirió su visión en mi nombre y Dante pudo explorar el puerto de las almas sólo con mi guía. Soy una metáfora que abarca la realidad y soy la realidad que revela la unidad del espíritu y un testigo que confirma los hechos de los dioses.
"En verdad te digo que las ideas tienen una morada superior al mundo visible y que en sus cielos no navegan las nubes de sensualidad. La imaginación se abre camino al reino de los dioses, donde el hombre puede vislumbrar lo que hay después de la liberación del alma del mundo de la sustancia. Y la diosa de la Fantasía me atrajo hacia ella con su mágica mirada, imprimió un beso sobre mis labios ardientes y dijo:
-Proclama que quien no pasa sus días en el reino de los sueños es esclavo de los días.
Luego las voces de las vírgenes se alzaron nuevamente y la columna de incienso ascendió. Entonces la tierra comenzó a tambalear nuevamente y el cielo tembló y súbitamente me encontré otra vez entre las tristes ruinas de Palmira.
El amanecer, sonriente, ya se había hecho presente, y entre mi lengua y mis labios se hallaban las palabras "Quien no pasa sus días en el reino de los sueños es esclavo de los días."
GIBRÁN KHALIL GIBRÁN, PENSAMIENTOS Y MEDITACIONES (1961)
Los sueños, no son solo eso, a menudo, logramos hacerlos realidad.
Lo que reconforta y anima a seguir soñando. Feliz fin de semana.

sábado, febrero 21, 2009

Efímeras letras

Glitter Para Hi5

Todo está en la mente, así lo he leído en un bello blog.
No sabía que escribir hoy, ó que pensamientos, de esos, que guardo con recelo pondría en mi blog. Decidí, poner letras a lo que pasa en estos momentos por mi cabeza:
Encontré magia en un rincón, que con letras y música, forman un conjunto extraordinario, logrando la paz en mi interior. ¿Puede esto suceder? Si, claro que si. Se siente como cada cosa fluye, como cada partícula en el aire, se asemeja a un pedacito de ángel, como el sonido de esa melodía, endulza y embriaga mis oídos hasta más no poder, es mi hogar, es mi refugio, es quien me inspira hoy a escribir estas efímeras letras...

viernes, febrero 13, 2009

Un hermoso cuento

Glitter Para Hi5

http://www.glittergraphicsnow.com/es/">Glitter Grбficos Para Hi5



UNIÓN

Cuando la noche embelleció el ropaje del cielo con las joyas de las estrellas, una hurí se remontó desde el valle del Nilo y revoloteó en el cielo con alas invisibles. Se sentó en un trono de niebla que colgaba entre el cielo y el mar, mientras delante de ella pasaba una multitud de ángeles que cantaban al unísono: "Gloria, gloria, gloria a la hija del Egipto, cuya grandeza llena el orbe."
Entonces, en la cima de Fam El Mizab, circundada por el bosque de cedros, las manos de los serafines alzaron a una joven sombra, que se sentó en el trono al lado de la hurí. Los espíritus los rodearon cantando: "Gloria, gloria, gloria al joven del Líbano, cuya magnificencia llena los tiempos."
Y cuando el novio tomó las manos de su amada y miró en sus ojos, las olas y el viento esparcieron su comunión por todo el universo:
¡Qué perfecto es tu esplendor, hija de Isis, y qué enorme mi adoración por ti!
¡Qué elegante eres entre los jóvenes, hijo de Astarté, cuán poderosamente te deseo!
Mi amor es tan fuerte como tus pirámides, y el tiempo no podrá destruirlo.
Mi amor es tan firme como tus Cedros Sagrados, y los elementos no podrán con él.
Sabios de todas las naciones de oriente y occidente vienen a beber de tu sabiduría y a descifrar tus signos.
Eruditos de todos los reinos del mundo vienen a embria­garse con el néctar de tu belleza y con la magia de tu voz. Tus palabras son fuentes de abundancia.
Tus brazos son manantiales de agua pura y tu aliento una brisa refrescante.
Los palacios y los templos del Nilo anuncian tu gloria y la Esfinge da fe de tu grandeza.
Los cedros de tu pecho son como medallas de honor y las torres que te rodean son señal de tu valentía y fortaleza. ¡Qué dulce es tu amor, y qué maravillosa la esperanza que alientas!
¡Qué generoso compañero eres. Y qué esposo leal has mostrado ser. Qué sublimes son tus dones y tu sacrificio! Me enviaste jóvenes que eran como el despertar después de un profundo sueño. Me diste hombres llenos de osadía para conquistar la debilidad de mi pueblo, humanistas para exaltarlo y genios que enriquecieran sus poderes.
De las semillas que te envié hiciste brotar flores; de los renuevos, árboles. Porque tú eres una pradera virgen en la que crecen rosas y lirios y se levantan cipreses y cedros.
Veo tristeza en tus ojos, amor mío, ¿acaso te apena estar a mi lado?
Tengo hijos e hijas que emigraron al otro lado de los mares y me dejaron llorando y añorando su regreso.
¿Es que tienes miedo, hija del Nilo y preferida de todas las naciones?
Temo que se me acerque un tirano de voz dulce que, luego, me domine con la fuerza de sus brazos.
La vida de las naciones es, amor mío, como la vida de los individuos: se alegra con la esperanza y es una con el temor, la acosan los deseos y la angustia la desesperación.
Los amantes se abrazaron y se besaron y de las copas del amor bebieron el fragante vino de los tiempos. Y el coro de ángeles cantó: "Gloria, gloria, gloria, la gloria del amor llena los cielos y la tierra."
GIBRÁN KHALIL GIBRÁN. PENSAMIENTOS Y MEDITACIONES (1961)

Feliz día de San Valentin, para todos. Sería bueno celebrarlo todo el año... Les dejo a mi cupido, que está algo accidentado, el pobre está tuerto, con su arco y flecha caído, pero así y todo me encanta. Junto a él, el lugar en donde escondo mis pensamientos más profundos. Abrazos y besos.











lunes, febrero 09, 2009

Cosas que debi decir...


Esperé que fuera demasiado tarde, porque ahora no está aquí, pues solo su recuerdo permanece en mi...


"Cariño, el valor de las relaciones no está en el tiempo que duran, si no, en la intensidad con que se viven. Por eso existen momentos inolvidables, cosas inexplicables y personas incomparables. Fuiste como una estrella fugaz muy hermosa, que le dio luz a mi vida y a mi corazón... Te extraño."


Uno de tantos pensamientos, que escribo en momentos de soledad, y que conservo en mi botella petita... Carolina













viernes, febrero 06, 2009

Con cariño para todos

Él contacto con la naturaleza, y el mar, han sido un buen aliado para volver a empezar. El cariño de mi Zapa y Negri (mis dos perros) han sido primordiales, sin olvidar a mi hermosa familia venezolana, que a pesar de estar al otro lado del atlántico han estado muy presentes, devolviendo calor a mi corazón.

De ustedes amigos blogueros, quienes me han permitido seguirles, puedo decir que cada día que pasa, me siento muy a gusto leyendolos, a ti Santos, por el cariño y amistad que hay de hace años... porque sonrío con la originalidad de Tito Juan olvidando cualquier pensamiento triste del momento... nutro mi alma y espiritu con los escritos de Celia, que hermosos son... mis oídos se llenan de dulzura con las melodias de Marga, que por cierto, el Ave María me hizo llorar!!!.. las lecturas profundas que comparte Paco le dan más fuerza a mis pensamientos y motivos para continuar... Natacha, por su sentido de solidaridad, justicia que expresa en sus escritos ... Ainhoa, por el contacto angelical que traes en ese diario tan bonito, lleno de sensibilidad y dulzura... Y a ti Mi Capitán Escarlata, por la elegancia y el romanticismo que emana cada una de esas letras que plasmas. Me perdería con mucho gusto en cada uno de sus blogs.