jueves, enero 14, 2010

Ecos de nostalgia


El murmullo de los árboles
anuncian tempestad...
El susurro del silencio
me hace recordar,
aquel día en que un ángel
abrió sus alas para volar...
Quise acompañarlo y no pude
despegar...
Me atrapó el silencio
en la oscuridad...
Solo mi lamento se
escuchó en la eternidad.
Te quiero...
es mi grito a los cuatro vientos
que sé te llegará.
Me queda el consuelo
de que nuestras almas
se volverán a juntar
en nuestro firmamento
de amor y paz.
Dedicado a Jordi Llordes Campa
(+ 27/07/2008)
Este pequeño escrito lo hice hace un año, y lo dediqué a quien iluminó mi vida hermosamente mientras su luz aún brillaba en este mundo. Hoy, más recuperada por su ausencia, y porque no decir que completamente bien, lo publico. Mi luz sigue viva, debo continuar.

12 comentarios:

  1. Bonitas palabras para esa persona ña vida sigue hay que continuar

    ResponderEliminar
  2. Siempre es bonito recordar los buenos momentos vividos... y tu debes tener muchisimos por tu condición de buena gente...

    Eres un ser muy especial y tus vivencias te haran siempre recordar...

    Un beso gran persona... de tu tito Juan

    ResponderEliminar
  3. Precioso poema, Carolina.
    Y sí, hay que seguir adelante,
    aunque a veces parezca muy difícil hacerlo.

    Muchos besos,guapísima!

    ResponderEliminar
  4. Hola Carolina, un desgarrador grito de amor. Afortunadamente el tiempo sino nos hace olvidar, al menos hace que se limen las asperezas del dolor. Yo escribí un día:
    "Castiga Dios a los hombres infligiéndoles dolor
    pero les regala el tiempo,
    que es el regalo mejor". Un abrazo Carolina y estoy contigo.

    ResponderEliminar
  5. el amor va más allá del cuerpo fisico, si amas de verdad, sentirás su energia impulsandote a ser feliz y mostrar tu gran belleza interior, cmo veo que estás haciendo.
    Un besazo Carolina, es precioso tu poema, la vida no se mide por los años vividos sino por los momentos felices que vivimos y somos capaces de disfrutar.
    Valoro tu amistad

    ResponderEliminar
  6. Hoy ya 15 de Enero se cumple un año de lo mío, Carolina, pero no quiero verlo como algo triste, sino como aquella persona que me cambió la vida y me hizo ver la Alegría de VIVIR.

    Hoy estoy orgullosísimo de haberla conocido y enamorado, y de haber sido su Hombre, de haber sido su Fuente de Felicidad por un año.

    Por eso, hoy quiero ESTAR Y SENTIRME FELIZ... Y eso es lo que hago, haré y por lo que nunca dejaré de luchar.

    Un besito enorme, guapísima, ¡¡muack!!

    ResponderEliminar
  7. Gracias por vuestros comentarios. Cada letra es motivo de sonrisas en mi rostro, y agradezco el tenerlos aquí.

    Querido David, mi Rey, a los dos nos tocó vivir esta misma experiencia. Y pienso igualmente que tu. Me siento orgullosa y feliz de haber tocado la gloria con este ser especial...

    Nos queda lo bonito, lo aprendido, y que si existe el amor puro y sin condiciones, también el valorar los pequeños detalles de la vida que son los que en realidad nos hacen llevar mucho mejor las ausencias, sin desperdiciar tiempo y sobre todo viviendo cada día al máximo... No sabemos por cuanto tiempo estemos en este precioso lugar, pero, mientras estemos, nuestro destello de luz brillará radiante por donde pasemos.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Carolina. Un poema de amor de ayer, que aún perdura hoy.
    Es bonito recordar, y sobre todo... cuando el recuerdo, ya no duele.
    Te envío mi apoyo y un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  9. preciosa poesia,un abrazo despues de tantas fiestas
    Marina

    ResponderEliminar
  10. Carolina, recordar con amor no daña suele sanar el corazón, y tu con estos preciosos versos le das vida a tu alma.

    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Un grito que seguro llegará a su destino.
    Con mucho sentimiento tus letras.
    Te felicito.

    ResponderEliminar
  12. Es un poema precioso, siempre escribes cosas hermosas. Cada uno escribe lo que es, sin duda...

    Besos!!! =)

    ResponderEliminar

Tu destello, ilumina mi refugio