martes, octubre 12, 2010

Arco iris de Granada




De los arco iris hay infinidad de leyendas. Para mi siempre han sido mágicos.  Recuerdo las historias que me contaba mi padre, en donde decía, que si encontraba el principio o el fin del arco iris, unos pequeños duendes me llevarían al lugar de los tesoros escondidos.  Muchas veces pensaba en salir corriendo y alcanzarlos, para poder visualizar aunque fuera a esos seres mágicos.

No hay necesidad de buscarlos, solo hay que mirar el cielo, y esperar el extraordinario espectáculo que Dios nos regala en un instante.  Estas fotos, las hizo una muy querida y apreciada amiga bloguera, mi Lou (Lourdes Rodriguez). Son de Granada, realizadas ayer tarde (11/10/2010).  Desde que las vi, he quedado hipnotizada...

Es tan sencillo, es tan sublime, es maravilloso,  y me hace feliz. El apreciar tanta belleza, en un conjunto de imágenes, que hacen tocar el cielo sin estarlo.  

Gracias mi querida amiga por compartir tanta belleza.  

Acotando, que esta entrada es tuya!

Feliz tarde.

10 comentarios:

  1. LA LEYENDA DEL ARCO IRIS
    A orillas del río orinoco,
    vivían hace mucho tiempo
    siete hermosas mariposas bailarinas,
    que bailaban y bailaban
    en los pétalos de los lirios
    y de las amapolas de la pradera.
    Cada una de ellas tenía su color:
    Blanco, Azul, Rojo, Verde, Amarillo, Violeta y Añil.
    Por las tardes se suspendían en una flor
    o en una hoja y se entregaban al sueño.
    Un día en que las siete hermosas mariposas
    bailaban y bailaban.
    La Amarilla al saltar a una rama,
    se hirió una de sus alas y comenzó a agonizar.
    Sus amigas la rodearon
    y al ver que iba a morir se preguntaron:
    ¿Qué sacrificio podríamos hacer nosotras
    para estar siempre con nuestra amiga?
    Al momento se escuchó una voz que les dijo:
    ¿Están dispuestas a hacer un sacrificio,
    aún el de la muerte, por estar siempre con su amiga?
    Si,respondieron todas.
    Automáticamente se oscureció el cielo.
    Un rayo penetró en el corazón de lapradera.
    La pradera se estremeció y lanzó un grito
    que fue a perderse en la inmensidad del universo.
    Vino la lluvia y un remolino de viento
    arrastró a las siete mariposas.
    Una hora después brilló el sol
    y en el cielo apareció el Arco Iris
    con sus siete colores
    y en ellos las almas de las siete hermosas mariposas.

    El río Orinoco es uno de los ríos más largos de Sudamérica, con 2.140 km. Está en Venezuela. Es el tercer río más caudaloso del Mundo, después del Amazonas y del Congo en África, con un caudal promedio de unos 33.000 m³/s.

    Es una leyenda de mi país de origen.

    Un beso y gracias por venir a mi refugio.

    ResponderEliminar
  2. Joé, una entrada pa mí!!! Guau!!!
    jejeje
    Gracias a ti, Carolain. Por este post, por las palabras que me regalas, y por colgar estas fotillos en tu blog.
    Ves? He hecho bien mandándotelas.
    :)


    Un beso mú grande!

    ResponderEliminar
  3. Te lo dije, esta entrada es tuya. Hoy eres el duende que me acercó al más sublime cielo, el de los arco iris. Lleno de colores y el tesoro de la verdadera amistad. Un besito

    ResponderEliminar
  4. Es muy hermoso.
    Gracias por compartir esas fotos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. De verdad que es hermoso.. feliz tarde para ti igual,


    Un abrazo
    Saludos fraternos…

    ResponderEliminar
  6. Bellísimas imágenes, gracias por compartirlas, Carolina, y por acercarte a mi blog, muy agradecida.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Una belleza de entrada e imágenes,tienes buenas amigas porque te las mereces,Caro.
    Mil besos.

    ResponderEliminar
  8. Qué fotos más bonitas... y qué leyenda más curiosa sobre el arco iris nos dejas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Y es que lou..inspira!!!
    Un beso las dos.Preciosa entrada

    ResponderEliminar
  10. Hola Carolina, tanto la leyenda como las fotos de tu amiga, son increíbles. Esos arco iris son mágicos, casi parece mentira que nuestra atmósfera se pueda vestir con un traje tan lleno de color y tan bello.

    Gracias por compartirlas y gracias por tus siempre amables palabras

    ResponderEliminar

Tu destello, ilumina mi refugio