sábado, octubre 23, 2010

Sigo en un tren


La vida es como un tren, en donde vamos montados, y nos bajamos en una estación para vivir una etapa y luego, nos volvemos a subir a otro tren para continuar.  

¿Será que nos olvidamos de algún tren? No, para nada. Y de vez en cuando nos dan unas ganas inmensas de retornar al mismo. Sabiendo que, nada es igual.

Estando ausente todos estos días del blog, en donde he podido palpar cosas agradables, y otras no tan agradables, me he dado cuenta de eso. Que la vida es como un tren.  Unas veces repleto de sonrisas extrañas, otras veces miradas pícaras, profundas y melancólicas,  tal cual tren va completamente vacío, este es, el que más miedo me da.

Estoy algo reflexiva, pero, no dejo de sentirme feliz por las estaciones vividas y las que vendrán. Mientras, sigo montada en este tren, en donde estoy fascinada y encantada a la espera de una nueva estación.
 
Feliz fin de semana.

8 comentarios:

  1. Dejame esta noche soñar contigo....

    Preciosa entrada Carol... ¡como tu!

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Ese tren imaginario de la vida es el que hay que saber subir a tiempo.
    A veces en la vida tenemos que hacer una pausa y reflexionar y poner en orden nuestras cosas, ya sabes que aqui te esperamos siempre.
    que disfrutes el fin de semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. En verdad lo único en que somos opulentos es en ignorancia, tan es así que nunca sabremos , así seamos las mentes más ilustrada a donde la vida nos lleva, tan sólo podemos adaptarnos a ella y a sus circunstancias. Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hola Carolina. Pienso lo mismo que tú.
    Algunas veces las estaciones son frías y el trayecto lleno obstáculos. Pero la próxima parada está cerca y todo cambiará. Nada es para siempre.
    Un beso, guapina.

    ResponderEliminar
  5. Hay personas, mi Señora, que van en ese tren esperando llegar a algun lugar, sin darse cuenta, de que lo verdaderamente importante, no es de donde se viene o a donde se va, sino que es el viaje en si mismo,... lo importante es el tiempo que pasamos en el tren, mirando por la ventanilla, y compartiendo el tiempo y la conversación con otros viajeros,... y si nadie hay en el tren,... no hay de que preocuparse,... siempre estan el revisor, el del bar, el seguridad, el maquinista,... en realidad,... no se está solo en el tren.

    Gestos ferroviarios variados.

    ResponderEliminar
  6. Buena metáfora Carolina.
    Que tu viaje sea hermoso.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Hola amigos, siento no haber podido leer a cada uno de ustedes como debería ser, tengo algunos inconvenientes que solucionar, luego si disfrutare sus poemas y texto les dejo todo mi aprecio a todos, muchas gracias.

    Besos

    Rosario

    ResponderEliminar
  8. Pero en ese tren debemos seguir... asì hay estaciones y otros destinos

    un saludo desde Medellín, Colombia

    ResponderEliminar

Tu destello, ilumina mi refugio