miércoles, diciembre 01, 2010

Letras que no se lleva el viento

Vista del atardecer desde mi terraza


Colores naranjas iluminan el cielo.
Sentada y observando hacia arriba,
me pregunto ¿qué estarás haciendo?.
Pensar en ti, mientras miro las formas de 
las nubes coloradas,
imagino que escuchas mis "te quiero".

El marrón claro de mis ojos vuelve a brillar
con destellos...
Dejando atrás la oscuridad y desvelos.
Sonriendo con el alma,
remendando el corazón,
dibujando esperanzas
y borrando tristezas.

Eso tienen los vientos nuevos,
Una luz, una esperanza...
El renacer hacia una nueva vida
y el comienzo de algo mejor...

Con la sonrisa eterna, pensando en ti, le doy la bienvenida:
Diciembre







7 comentarios:

  1. Un poema lleno de esperanza.
    Ojalá todo lo que quieres lo consigas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Qué precioso poema,Carolina.
    Seguro que será escuchado, desde ese lugar, en donde esté.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito, niña!
    Pues sí, siempre es un nuevo renacer.

    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  4. Hola Carolina!

    Es normal que con esos paisajes tan lindos desde tu ventana, escribas tan bello!

    Gracias por tu presencia a mi regreso, ya sabes que te llevo en mi corazón :)

    Besos!

    ResponderEliminar
  5. En estos días de Dicienbre, cuando el frío hiela nuestros cuerpos. Unicamente hay que visitar tu espacio y leer esos preciosos versos, para sentir calor en el corazón.

    ¡Precioso Carolina!

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Oh nena, cuánto me alegro encontrarte....Amo mucho a tu Venezuela y a toda Hispanoamérica donde tengo muchos amigos...Vivo en la ciudad donde vives, desde 1953 que llegué de estudiante...No me gustaría perderte, soy viejo, feo, poeta dicen...Tengo mucho escrito...Si no te molesta mi conocimiento dímelo...tendrás un hermano más..Me sucedió el 8 del 7 del 10 algo excepcional con un venezolano,decìa ser misionero venezolano, pero por aquí nunca te lo diría...TE DESEO LO MEJOR.....Besos.

    ResponderEliminar

Tu destello, ilumina mi refugio