viernes, agosto 27, 2010

He vuelto!!!




Cómo el canto de un pájaro,
sutil y sublime llegué a este mundo...


Me convertí en ave de mis sueños…

Entre montañas y mares,
kilómetros he recorrido,
surcando las inclemencias de la vida…

Sonrisas, llantos, y vivencias,
en cada luz de un nuevo día…

Hoy renace de nuevo la mujer
que estaba dormida…

Los colores del verano me despertaron
entre sinfonías…
Tejiendo historias nuevas,
en el libro de mi vida.

Bordando flores blancas y rojas
en la portada que define
el amanecer…

¿Ven la luz?
se asoma suavemente,
impregnando de aromas frescos
el jardín del amor sublime.

Mi hogar es este,
en donde me encuentre...

Espero seguir escribiendo
más capítulos en este libro
por mucho tiempo.

He vuelto a renacer…

Carolina





viernes, agosto 13, 2010

Mil grullas de papel




Una leyenda japonesa dice que si se hacen mil grullas de papel, una nos concederá un deseo. 

Hoy comparto esta historia. La conocí a través de una persona muy especial, y no podía dejar pasarla. 

Sadako Sasaki era una niña que vivía en Hiroshima. Sólo tenía dos años cuando se produjo el bombardeo atómico sobre Hiroshima y Nagasaki el 6 de agosto de 1945. En el momento de la explosión estaba en su casa, que se encontraba a 1.5 km del punto cero de la deflagración. Sadako era fuerte, atlética y con mucha energía. En 1954, a la edad de 11 años, mientras corría una carrera, empezó a sentirse mal y cayó al suelo. Le fue diagnosticado leucemia, conocida como "enfermedad de la bomba A".




La mejor amiga que tenía, Chizuko Hamamoto, le recordó una vieja tradición sobre alguien que realizó mil grullas en forma de figuras de papel (origami) y después de ello le fue concedido un deseo por los dioses. Con sus propias manos, Chizuko le regaló la primera grulla que realizó en papel dorado y le dijo "aquí tienes tu primera grulla". Sadako tenía la esperanza de que los dioses le concedieran el deseo de volver a correr de nuevo. Al poco tiempo de empezar su creación conoció a un niño que le quedaba muy poco tiempo de vida por la misma causa, la leucemia, le animó a que hiciera lo mismo que ella con las grullas pero la respuesta que obtuvo fue "sé que esta noche moriré".



Sin embargo, pensó que no sería justo pedir la curación sólo para ella, y pidió que el esfuerzo que iba a hacer sirviera para traer la paz y la curación a todas las víctimas del mundo.



Pero su deseo no le fue concedido, su enfermedad fue avanzando y murió el 25 de octubre de 1955 tras 14 meses ingresada en el hospital. Con el papel de los botes medicinales y otros que iba encontrando llegó a completar 644 grullas de papel de las 1300 que se propuso conseguir.



Sus compañeros, amigos y conocidos decidieron terminar su tarea en su honor y pensaron dedicarle un monumento donde se representaría a Sadako sosteniendo una grulla dorada en su mano, también dedicada a todos los niños que murieron a causa de las bombas atómicas.



Y por fin, en el Parque de la Paz de Hiroshima fue construida la estatua dedicada a Sadako en 1958, en la base está escrito "Éste es nuestro grito, ésta es nuestra plegaria; paz en el mundo". Millones de personas mandan sus grullas de papel que colocan bajo el monumento.




Comentario:

     Una historia real, triste y preciosa.  Me he unido a la causa, y desde hace días aprendí a hacer grullas. Acotando que he pedido un deseo entrañable...  

      A continuación anexo el vídeo y las fotos de mis grullas de papel.  Llevo 9.  Feliz fin de semana.  Sigo desconectada y de verano.