lunes, abril 18, 2011

¿La vida, un cactus?

       Desde mi jardín. Sonríes a pesar de tantas espinas. Imagen 17/04/2011

¿Miedo a lo desconocido? ¿Temor a lo que no encuentras? ¿Cobardía a VIVIR?   Tres interrogantes que de vez en cuando me hago. Y cuando no les doy respuesta, me lanzo con los ojos cerrados.  Como si de un paracaidista se tratara, o simplemente un salto de puenting (este lo conozco, me lancé una vez y casi mato de un infarto a mis hermanos).

Hoy, comparo la vida con un cactus.  Si, si. Esta planta es un ejemplo de lo que vivimos. En todos los lugares hay espinas. Entre ellas, unas que nos atraviesan y nos dejan destrozados hasta el tuétano de los huesos. Otras que pasan inadvertidas. Y muy pocas, las que en realidad nos hacen feliz.  A pesar de todo esto, vale la pena pincharse. Porque es de ahí, donde queda el aprendizaje y la experiencia. Es de ahí, de donde nos obliga a superarnos y a seguir escalando bellas espinas.  Es de ahí, donde conocemos, descubrimos y nos sorprendemos.


Flor de cactus
que naces en primavera. 
En la punta de una espina
te sientas.  Animando a las
demás para  que florezcan.
Tu aroma  invade el jardín
y sonríes con luna llena.
Deja que disfrute por
todo el año
de tu belleza...


Feliz comienzo de semana.

11 comentarios:

  1. Tu optimismo es inagotable Carolina.
    Hasta en un cactus sabes encontrar cosas positivas.
    Que bien.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Me has emocionado con esta linda comparación...a veces crueles son las espinas que nos atraviesan pero otras son de alegría y amor...y nos ayudan a ser mejores personas...
    me encanta como utilizas tu bello jardín para sacar las enseñanzas de la vida...eres un cielo...un beso muy cariñoso y buena semana para ti cielo...

    ResponderEliminar
  3. Creo recordar que las espinas son en realidad las hojas de los cactus, que se hacen tan finas para atrapar la humedad y,en definitiva, sobrevivir.

    Supongo que, como los cactus, nos adaptamos a todo con tal de seguir adelante.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. En realidad se trata de una continua lucha por ser felices, pues es es todo un derecho que nos pertenece desde el mismo momento en que somos conscientes de nosotros mismos.

    Como bien digo, los que perdieron la esperanza, siguen luchando por reencontrarla, aun cuando nadie les asegure éxito en esta Misión.

    Pero tengo más claro que nunca que EL QUE LA SIGUE, LA CONSIGUE;).

    ResponderEliminar
  5. Pos claro. Espinas te encuentras siempre. A veces, demasiadas.
    Pero aunque pinchen, ahí seguimos, no?
    Supongo que se trata de eso.


    Un beso, Carolain!!!
    :)

    ResponderEliminar
  6. Me gustan más las orquideas :)
    Bicos guapa.

    ResponderEliminar
  7. No me hables de cactus brujis porque un día siendo niño jugando me caí sentado en uno de ellos ¡¡y no fue muy divertido! si sabes a lo que me refiero. Ahora si te gusta que te pinchen puedo recomendarte varias cositas. Un besote

    ResponderEliminar
  8. Siempre es un placer pasar por tu casa,disculpa la ausencia,
    deseo pases unas felices fiestas
    de semana santa.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. precioso :)
    ¡me encanta el blog!
    un beso

    ResponderEliminar
  10. Jaja!! me río de Drac, yo también caí dentro de un gran cátus, pero no de niña, ya mayorcita y no pare de quejarme, estaba de pinchos como un higo chungo.
    pero reconozco que son interesantes, vivir con tan poca agua y algunos tiene unas flores intensas de color, en medio de tierra hostil.
    Te deseo una feliz semana
    con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  11. Querida Carolina feliz semana santa y es verdad hay que tirarse aunque sea sin paracaidas porque a veces, muchas veces es nuestra mente las que nos inventa limites que realmente no existen.
    y espinas cuantas nos encontramos pero como todo es un aprendizaje hasta pincharse es bueno de vez en cuando, porque de esa herida nacerá una nueva flor que nos hará saber mejor para la siguiente vez escoger,
    una abrazote hermosa y gracias por estar siempre en mi cúpula aunque yo últimamente estoy tan a full que no puedo con mis ojos.
    besos

    ResponderEliminar

Tu destello, ilumina mi refugio