domingo, marzo 18, 2012

Primavera II


Mi Negri, y la sombra de su Ama.

No hay nada mejor que respirar aire puro, y tener ese contacto magistral con la naturaleza.  Salimos los dos bien temprano, y nos encontramos con un cielo completamente despejado. Un sin fin de personas andando, otras en bicicletas, y algunas a caballo. 
Lo que nunca me pasa, ha sucedido hoy. Dejé mi cámara fotográfica. Pero, del teléfono hice algunas...

Aquí les dejo el paseo que hicimos, mi mascotita y yo...

Comenzando el recorrido.

Los huertos, y al fondo la montaña donde se suponía 
llegaría... jejejejje

Y si, si que llegué a un lugar en donde no sé quien salió más lleno
de pinchos, si el Negro o yo.

Al fondo, Barberà del Vallès. Población de donde vengo andando.

Y no podía faltar. Se dio su respectivo chapuzón en el río,
y yo con mucha envidia lo observé.

"Mama, ven y bebe conmigo"

¡¡¡Muchísimas veces, me gustaría ser como mi perro!!! 

¡Hasta orinó en el río!
Y yo, de verlo casi lo hago también JEJEJEJEJEJEJEJEJEJ..
¡¡Obvio, me aguanté!!

Listo, a casa Mami. Ya cogí fuerzas. 

Agotada desde la punta de los pies, hasta la del cabello.

De vuelta a casa.

Feliz tarde del domingo...

Comienza la hora regresiva, para mi aventura de mochilera a: París.
:-)

Fotos de hace un rato...

Negri y su nuevo amigo Scot

No pueden ver un charco... jejejejeje


   

5 comentarios:

  1. Mochilera en París?

    Que bien!!!

    :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Que natural y linda eres,Carolina.
    París,te espera...
    Besos,preciosa.

    ResponderEliminar
  3. HOLA CAROLINA HERMOSA.
    Para ser de movil te han salido bien bonitas las fotos y se te ha refrescado la sonrisa a la vez que has recuperado energía, una buena manera de pasar la mañana del Domingo, la tarde para descansar que mañana es Don lunes, San josé y el día del padre, aquí, hoy es el día de la madre.
    Un abrazo muy grande.
    Ambar

    ResponderEliminar
  4. HERMOSAS FOTOS CAROLINA.

    FELIZ DÍA DE LA POESÍA

    BESOS

    ResponderEliminar

Tu destello, ilumina mi refugio