sábado, agosto 04, 2012

¡Ah! Una culebra!!!




Les cuento algo que me sucedió hoy en ese hermoso lugar en donde me pierdo caminando con Negri.  
La mañana comenzó preciosa. Soleada, y con ese calor de verano que se mete en las venas para cargar de energías y así perderse andando por los bosques alrededor de donde habito.  Negri feliz, de estar en la calle y a rebosar de alegría. Antes de ir a nuestro destino hicimos stop en una tienda veterinaria, para comprar las ampollas de las pulgas, garrapatas y mosquitos. Resulta que por el lugar donde caminamos, también se encuentran caballos, y esta semana encontré dos garrapatas en el cuerpo de mi perrucho justo en las orejas.  Es decir, que imagino que las cogió de ese campo. 

Bueno a lo que voy. De ahí ya nos fuimos al bosque.
Comencé con la meditación de, respirar aire puro, hacer ejercicio y despejar pensamientos.  Cuando al fin vamos llegando a nuestro destino, el río. Hay que bajar por un lado de un puente, en donde no hay peligro, es algo inclinado pero, con espacio para mover los pies bien. Antes de comenzar el descenso le quito la cadena al perro, quien baja como un loco hacia el agua. Mientras, yo más calmada lo hago también.  Ultimamente hemos encontrado bastante yerba alta, tanto así que pasa de mi altura. Había una pareja, con otro perro, pero ellos estaban recogiendo tomates, ya que en la orilla del río hay tomateras desordenadas y se pueden pescar algunos ya rojillos.

Cuando terminé de bajar, me di cuenta que Negri cogió por otro lado... Por donde había menos plantas, zarzas y toda esa maleza para buscar un camino despejado, y fue allí, justo en ese momento. ¡Ah! ¡UNA CULEBRA! Ese fue mi grito. No sé si Negri la pisó, solo sé que le paso por encima y cuando yo miré la bicha estaba toreada, lista para morder si me acercaba más. Yo estaba enfrente del animal y Negri en el otro lado. Solo pude decir ¡¡¡NEGRI VINA CON LA MAMA!!! y salí corriendo como una loca, en dirección opuesta a la culebra, vaya que le di la espalda y no miré hacia atrás, huí despavorida... Me tropecé y caí en el río entre algas verdes y todo lo que había. Madre mía ¡Que susto! No sabía que hacer. La pareja salió huyendo por el otro lado, porque seguro escucharon mis gritos.  El Negri, no se dio por enterado. El pasó feliz al agua y a bañarse mucho más contento porque la mama estaba en el lugar donde se moja divinamente.  No entendí porque el perro no la vio, era larga como un brazo, eso si, no me dio tiempo a mirar si su cabeza era triangular, cuadrada o redonda, sé que por ello distinguen si son muy venenosas o no. Solo miré el tamaño, y el color verdoso combinado con marron claro, podía confundirse con una rama, si no hubiera tenido levantada esa cabeza que tanto me espantó.

Tardé 45 minutos, pensando como carajos escaparme de allí, o pedirle ayuda al primer ciclista que pasara por el puente. Con la mala suerte que casi todo el mundo está de vacaciones, y hoy no vi ninguno!  Me llené de fuerza, amarré al perro, y le dije a correr negro, sin mirar solo llegar hasta donde hay que subir, y escaparnos de alli. Y así lo hice. Tan rápido que no supe en que momento pude tocar ya la carretera, toda mojada y mi dulce mascota feliz. 

A esta hora, me suelto a carcajadas de acordarme del golpe que me di cuando caí al río, pero también de la suerte que tuvimos de salir ilesos y sin mordidas de esta culebra.  Reptil al cual le tengo un miedo espantoso con tan solo verlas en la televisión, hoy tuve el desagrado de tropezarme con una real y vaya, no me quedaron ganas de volver a ese lugar...

Pasará un buen tiempo, para poder regresar allí...

Las fotos, son del domingo pasado. Este es el lugar en donde paseo con Negri los fines de semana. Hoy, no tomé ninguna. El susto y la mojada me cohibieron.



Este es el camino. No se ve el río, porque la maleza lo tapa.











9 comentarios:

  1. Vaya aventuras que se pasa mi caspita.
    Seguro que estaba tumbadita tomando el sol y Negri al pasar corriendo la asustó, y se puso en punto de mira por un posible enemigo.
    Creo que aún tardarás en volver a ese lugar.
    Un abrazo y tranquilizate.
    Ambar

    ResponderEliminar
  2. Tardaré... seguro que si. En cuantro años que tengo yendo a ese lugar, nunca me había pasado eso.

    Querida AMBAR, me dio pánico cuando la vi en posición de ataque. Lo bueno, es que desapareció también jajajajaja, y pude irme espabilada de allí.

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Carolina: como para no correr
    No te alejes tanto, mira que hay culebras y culebrones, sueltos
    En serio, eres demasiado valiente...no vayas sola,vale?
    Me alegro que todo quedase en nada,por lo menos te bañaste.
    Bess,guapa¡

    ResponderEliminar
  4. Mi querida Mar, seguro que no volveré sola más a esos lugares lejanos. He sido arriesgada, y casi me pasa factura el andar por esos campos sola y con el perro nada más. Así, que a partir de hoy me lo pensaré mejor antes de armar más aventuras de estas.

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. La culebra no te olvidará Carolina.
    Esta noche vendrá a verte.
    Puede que se esconda bajo la almohada, o debajo de la cama, o peor aún... en el inodoro...

    No te escaparás!!!

    Jajajjajajaa

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Ahiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, mi Torito me voy a convertir en hormiga Negra para envenarte jajajajajajajajajaja...

    Nooo, coño que no. Menos mal que no está tan cerca el bosque de i casa jajajajajajaja... No me digas eso, que ahora no iré al inodoro.

    Besitos, Bicho!!!

    ResponderEliminar
  7. Waoo!! eso si que fue una aventura, pero es de esperarse que hayan culebras por ahi, es el habitad ideal de esos reptiles, en fin Gracias a Dios no te paso nada, yo no les tengo miedo, les tengo respeto jejeje, me llaman mucho la atención, soy tan curiosa que capaz me hubiera quedado a ver bien como era y que hacía jejeje.
    pero si mejor, escoge otro lugar para tus caminatas por seguridad!!
    aunque esa experiencia te causo un gran susto ahora es una interesante anecdota :DD
    Saludos Carolina bonita tarde!!

    ResponderEliminar
  8. Hola mi querida Cookyta, madre mía te hubieras quedado enfrente de ese animal?? ¡te admiro! yo si es verdad que les tengo pánico jajajajajajajaj y del susto pienso que también la espanté porque el grito se escuchó super fuerte jajajajajajajajja

    Buen domingo

    Besitos

    ResponderEliminar
  9. A ver Caspitaaaaaa.
    Sigue durando el pánico de la culebrota?
    Espero que estés bien de salud y disfrutando en la playa con Negri.
    Que tengas un buen fin de semana.
    Un abrazo
    Ambar.

    ResponderEliminar

Tu destello, ilumina mi refugio