miércoles, agosto 22, 2012

Calor venezolano en Barcelona

Mi familia, y yo.

Si, si...
Vinieron las musas con vientos venezolanos, mecieron mi melena, acariciaron la pluma, y le dieron letras a mis poemas. Verano caluroso, Barcelona bella, acogiste lo hermoso que tienen esas tierras caribeñas. La gente que lleva la misma sangre que corre por mis venas.  Nobles de corazón, inocentes niños de sonrisas tiernas. El Mediterráneo nos sedujo con sus aguas frescas, y dejó una vez más que fuera sirena, brindó su sal, algunas medusas y su caliente arena...  Si, si...  Mi familia estuvo aquí, y ahora solo me queda el silencio eterno y la compañía de la soledad veraniega...









A eso se debe mi silencio en vuestros blogs. Estaré de vuelta el fin de semana.


4 comentarios:

  1. :)

    Que bien Carolina.
    Seguro que lo has pasado genial.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. :)
    Lo pasé super bien.
    Me trajeron energía, amor, y entusiasmo a la vida.

    Ya me pasaré a leerte.

    Besitos calurosos

    ResponderEliminar
  3. que bellas fotos, lindos lugares y lo mejor la compañia para vivir esos momentos inolvidables!!
    disfrutalooo y ni modo luego viene la normalidad y tambien tiene su lado comodo besos y abrazos que tengas un lindo día
    en buenhora!!!

    ResponderEliminar
  4. Que guapos, que os veo.
    Sabes, que me encantan tus fotos.
    Bss

    ResponderEliminar

Tu destello, ilumina mi refugio