lunes, noviembre 19, 2012

Buscándote


Sobre alfombras de piedras
me lanzaré al agua, 
sin importar que esté fría,
olvidando la brisa otoñal, 
solo quiero nadar 
sin naufragar...
convertida en cisne,
susurro y aliento
para ti...

12 comentarios:

  1. Casi viva está esa imagen que decora una poesía anhelante y apasionada.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Mira que eres dulce¡
    Bss,muy lindo

    ResponderEliminar
  3. Mi linda niña.
    Precioso lo que dices desde el fondo de tu alma, me gusta eso de convertida en "cisne" susurro y aliento para ti...
    Espero recoja tu susurro y aliento y puedas sentirte feliz.
    Un abrazo
    Ambar.

    ResponderEliminar
  4. Perdón mi niña, me ha salido duplicado, quise borrar uno pero no he podido.
    Un abrazo.
    Ambar.

    ResponderEliminar
  5. Josef, mi querido amigo. Gracias, me agrada saber que eso es lo que transmite el texto. Combinado con la imagen.

    Me alegra mucho cuando vienes y dejas un destello.

    Besitos de luz

    ResponderEliminar
  6. Mi Toro, es verdad. Es como un cuento. Ojalá pudiera convertirme en susurro, cisne, y aliento...

    :-)

    Besitos de luz

    ResponderEliminar
  7. Mi querida Mar, gracias. Un halago bonito. Si, si soy dulce... jejejeje vaya modestia la mía.

    Besitos de luz

    ResponderEliminar
  8. Mi querida AMBAR, gracias. Eso espero poder llegar a convertirme en esas tres preciosas palabras.

    Por cierto, borré tu comentario repetido. Así que no te preocupes si salen repetidos cuando escribes.

    Besitos de luz

    ResponderEliminar
  9. Querida Carolina tu eres un hermoso cisne y en tu paseo por esos sentimientos que llevas dentro descubres una alma llena de luz, amor de verdad escondida, pero la fuerza esta en ti y en tu sonrisa, no dejes de ser quien eres, un cisne de luz. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Que linda Ilesin. Gracias, tú comentario me ha emocionado mucho.

    Tú, si que eres un alma de luz. Irradias todo lo que tocas.

    Besitos de cisne de luz

    ResponderEliminar

Tu destello, ilumina mi refugio