miércoles, agosto 29, 2012

Canto a la luna

Esta noche nadaré bajo la 
la luz ...
Danzaré con los delfines
y te cantaré luna hermosa...


La profundidad del mediterráneo
será mi lecho, 
los susurros
la poesía, 
y la soledad: mi 
compañía...


Atracaré cuando quiera,
en algún puerto,
en busca de algún velero
                              hechicero...
              Que hipnotice los sentidos
                      y me pierda en
                        el horizonte infinito...

domingo, agosto 26, 2012

Tan solo soy...



Quiero volar
para verte una 
vez más...
Quiero ser aire
para poder 
tocarte...
Quiero ser, la melodía
de tu canción
preferida...
Quiero ser tu palabra,
para convertirme
en una promesa...
Quiero ser suspiro
para poder 
besarte...
Pero,
tan solo soy:
una hoja de árbol caído,
rota y enredada en el 
tiempo...

miércoles, agosto 22, 2012

Calor venezolano en Barcelona

Mi familia, y yo.

Si, si...
Vinieron las musas con vientos venezolanos, mecieron mi melena, acariciaron la pluma, y le dieron letras a mis poemas. Verano caluroso, Barcelona bella, acogiste lo hermoso que tienen esas tierras caribeñas. La gente que lleva la misma sangre que corre por mis venas.  Nobles de corazón, inocentes niños de sonrisas tiernas. El Mediterráneo nos sedujo con sus aguas frescas, y dejó una vez más que fuera sirena, brindó su sal, algunas medusas y su caliente arena...  Si, si...  Mi familia estuvo aquí, y ahora solo me queda el silencio eterno y la compañía de la soledad veraniega...









A eso se debe mi silencio en vuestros blogs. Estaré de vuelta el fin de semana.


domingo, agosto 12, 2012

Lluvia de estrellas...



Una vez más,
me convertiré en estrella.
En una noche mágica
viajaré con las perseidas,
irradiando y sonriendo
con la luna bella.
Será difícil que distingan mi luz
porque seremos
mas de ciento cincuenta…
Regalaremos destellos, poesía
y amor a quien nos mire desde
la TIERRA. 

Eso seré esta noche, 
una luz brillante
que acompaña la
lluvia de perseidas…

Comentario:
La lluvia de estrellas perseidas, podrá observarse en la madrugada del 12 al 13 de agosto. A partir de las 12 de la media noche hasta las cuatro de la mañana.  Tenemos a favor que la luna está en su fase sonriente… Y por supuesto, Yo con ella… jejejeje

sábado, agosto 11, 2012

Asado de Verano...

Yo, haciendo al fin un asado...


Bailando al son de los días veraniegos.  
Calurosos atardeceres, e inolvidables recuerdos. 
Si, si...
No cabe la menor duda 
que esta estación marca 
pauta transcendental en la
vida de amores... 

jejejejejejejejje... Bueno, bueno, dejo el romanticismo de lado y es que en estas fechas no faltan las reuniones en la selva amazónica de mi jardín (aquí si no hay culebras que molesten...jejejej). He aquí una de ellas, un buen asado al estilo Carolina, con aprendizaje venezolano, argentino, catalán, y colombiano. Es decir, bastante variado en gustos pero con un solo fin, el de pasarlo bien y hacer de una tarde un exquisito relax con amigas y amigos. 

Ya es hora de cambiar la barbacoa. jejeje

Un nuevo lunar de carbón...

mmmmmm un poco de lo que asamos
Colombia y Venezuela, haciendo asado...

 Butifarra, no podían faltar.

Adivinen quien fue, el que más comió?

Las mujeres, al poder del asado...

Mi familia adoptiva, y todos de distintas nacionalidades:
venezolana, colombiana y española.

El amor de mi vida, y la dulzura de mis ojitos.


sábado, agosto 04, 2012

¡Ah! Una culebra!!!




Les cuento algo que me sucedió hoy en ese hermoso lugar en donde me pierdo caminando con Negri.  
La mañana comenzó preciosa. Soleada, y con ese calor de verano que se mete en las venas para cargar de energías y así perderse andando por los bosques alrededor de donde habito.  Negri feliz, de estar en la calle y a rebosar de alegría. Antes de ir a nuestro destino hicimos stop en una tienda veterinaria, para comprar las ampollas de las pulgas, garrapatas y mosquitos. Resulta que por el lugar donde caminamos, también se encuentran caballos, y esta semana encontré dos garrapatas en el cuerpo de mi perrucho justo en las orejas.  Es decir, que imagino que las cogió de ese campo. 

Bueno a lo que voy. De ahí ya nos fuimos al bosque.
Comencé con la meditación de, respirar aire puro, hacer ejercicio y despejar pensamientos.  Cuando al fin vamos llegando a nuestro destino, el río. Hay que bajar por un lado de un puente, en donde no hay peligro, es algo inclinado pero, con espacio para mover los pies bien. Antes de comenzar el descenso le quito la cadena al perro, quien baja como un loco hacia el agua. Mientras, yo más calmada lo hago también.  Ultimamente hemos encontrado bastante yerba alta, tanto así que pasa de mi altura. Había una pareja, con otro perro, pero ellos estaban recogiendo tomates, ya que en la orilla del río hay tomateras desordenadas y se pueden pescar algunos ya rojillos.

Cuando terminé de bajar, me di cuenta que Negri cogió por otro lado... Por donde había menos plantas, zarzas y toda esa maleza para buscar un camino despejado, y fue allí, justo en ese momento. ¡Ah! ¡UNA CULEBRA! Ese fue mi grito. No sé si Negri la pisó, solo sé que le paso por encima y cuando yo miré la bicha estaba toreada, lista para morder si me acercaba más. Yo estaba enfrente del animal y Negri en el otro lado. Solo pude decir ¡¡¡NEGRI VINA CON LA MAMA!!! y salí corriendo como una loca, en dirección opuesta a la culebra, vaya que le di la espalda y no miré hacia atrás, huí despavorida... Me tropecé y caí en el río entre algas verdes y todo lo que había. Madre mía ¡Que susto! No sabía que hacer. La pareja salió huyendo por el otro lado, porque seguro escucharon mis gritos.  El Negri, no se dio por enterado. El pasó feliz al agua y a bañarse mucho más contento porque la mama estaba en el lugar donde se moja divinamente.  No entendí porque el perro no la vio, era larga como un brazo, eso si, no me dio tiempo a mirar si su cabeza era triangular, cuadrada o redonda, sé que por ello distinguen si son muy venenosas o no. Solo miré el tamaño, y el color verdoso combinado con marron claro, podía confundirse con una rama, si no hubiera tenido levantada esa cabeza que tanto me espantó.

Tardé 45 minutos, pensando como carajos escaparme de allí, o pedirle ayuda al primer ciclista que pasara por el puente. Con la mala suerte que casi todo el mundo está de vacaciones, y hoy no vi ninguno!  Me llené de fuerza, amarré al perro, y le dije a correr negro, sin mirar solo llegar hasta donde hay que subir, y escaparnos de alli. Y así lo hice. Tan rápido que no supe en que momento pude tocar ya la carretera, toda mojada y mi dulce mascota feliz. 

A esta hora, me suelto a carcajadas de acordarme del golpe que me di cuando caí al río, pero también de la suerte que tuvimos de salir ilesos y sin mordidas de esta culebra.  Reptil al cual le tengo un miedo espantoso con tan solo verlas en la televisión, hoy tuve el desagrado de tropezarme con una real y vaya, no me quedaron ganas de volver a ese lugar...

Pasará un buen tiempo, para poder regresar allí...

Las fotos, son del domingo pasado. Este es el lugar en donde paseo con Negri los fines de semana. Hoy, no tomé ninguna. El susto y la mojada me cohibieron.



Este es el camino. No se ve el río, porque la maleza lo tapa.