sábado, enero 05, 2013

¡Confundí el carro de la compra!



Esto suele suceder. Aunque a mi: ES LA PRIMERA VEZ.  Lo bueno es que los dueños del otro carrito no sé dieron cuenta. jajajajajajajajajajajjaaj... me acuerdo, y es que suelto las carcajadas a montón. ¡Coño! ¿tan despistada estoy? 

Hoy hace un día precioso, primaveral se podría decir. Y bien temprano nos levantamos mi negrito y yo, y a la calle. Primero el paseo de mi mascota, lo llevé a un bosque muy bonito aquí cerca, no es donde encontré la culebra, este es otro, "Parque central", inmenso y con unas vistas espectaculares. Allí estuve por tres horas haciendo algo de ejercicio (para adelgazar jajajjaa), observando al otro jugar con muchos perros más.  Después a casa rapidito y andando, lo dejé y saqué el carrito de la compra antes de que cerraran todo. 

Si, si. Todo estaba cerrado. Menos el mercado "11 de septiembre", y que tiene supermercado con todo. El caso es que lo dejé con llave en la parte de afuera, en donde hay una cantidad de carritos de compra. Al rato, salí repleta de cosas (chocolates para engordar y el roscón de reyes). Y cuando fui a quitar la llave del carro, lo hice pero con algo de esfuerzo, porque estaba algo ajustada y no giraba tan fácilmente. Cuando lo saco y lo abro, me doy cuenta que no es el mío... ups.  De una vez comencé a sudar. E intenté meter de nuevo la llave con la moneda, y lo hice. Quedando esta bloqueada, no giraba para ningún lado jajaajjajajjajaja, dos chicas de la panadería que está justo al frente se dieron cuenta. Les pedí ayuda, me cambiaron otra moneda, para poder meter más dinero y tratar de desbloquear la bendita llave. Nada, infructuosamente se trago las dos monedas de 50 céntimos. Dice una, avisaré al sr. que se encarga de esto, yo, agradecí el gesto.  Pero, en vista de que pasaron varios minutos  que para mi fueron una eternidad, intenté sacar la llave de nuevo. Y fue en ese momento que salió la condenada como si nada.
En eso, llegó el señor encargado, y dijo, no sé preocupe señora, que eso suele suceder. Me devolvieron la otra moneda que se tragó la cosa esa y me vine a casa...

Reflexionando sobre este tipo de situaciones, me pregunto ¿se puede estar tan distraído? ¿enamorado? ¿en otro planeta? o ¿pensando en los hijos de matusalen? ¿que hacen que ocurran estas cosas...? Suelo ser distraída y lo reconozco, cuando conducía. Razón por la que no volví a coger un coche. Soy de alta peligrosidad, la ultima vez que lo hice, me estrellé, por estar intentando bajar el cristal eléctrico del conductor, se me olvidó que iba al volante. Esto sucedió en Venezuela. Y ya tengo más de 7 años sin conducir, aunque tengo licencia vigente hasta el 2016 jajajajajajaja...  Al médico también he ido días antes de la cita, porque sencillamente me equivoco. Y cuando estoy pensando en mi adorado, suelo pasar de manzanas y cuando reacciono, me doy cuenta que he dejado atrás el lugar de destino...  Hasta en el tren me paso de estación JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJ...  Bueno, ya era hora que le tocara al carrito de la compra.  
¿Les ha pasado alguna vez?

Feliz día de reyes


Uno de esos puntitos es mi negrito, quedé bastante atrás con las carreras de él.





6 comentarios:

  1. Mi querida Carolina.
    Ameno tu relato, NO, el carrito no, pero la lista de la compra y cartera llevándome gran vergüenza a la hora de pagar, sí que me ha pasado alguna vez, e irme a la calle sin llaves también.
    Creo que eso sucede de vez en cuando, pero para todo hay solución, tu Negri se ve precioso, con ese buen paseo matinal.
    Un abrazo y un buen fin de semana.
    Ambar.

    ResponderEliminar
  2. Me gustó leer lo que cuentas de tu día a día.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Así que robando eh?

    Muy bonito... te van a traer carbón los reyes.

    :P

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Pues no, yo no me traigo esos tejemanejes con carrito. Voy con dos o tres bolsas, las lleno y mis amigos, unos nigerianos que se ganan la vida de esa forma, cargan con ellas hasta el coche. Figúrate, ¿porteadores en España? A veces me siento un poco Doctor Livingstone jeje. pero no ¡para nada! Me llevo muy bien con ellos y es más, cuando no tienen nada que hacer nos tomamos un refresquito y les invito siempre. Es una pena que vivan a sí y nadie les pague un sueldo, ¿verdad? pero así están lñas cosas. Frnacamente mal. el próximo me temo que seré yo.

    Bueno, pues que tengas unos felices reyes y seas muy feliz, querida Carol.

    Besos a mares!

    ResponderEliminar
  5. Jajaja¡ Carolina¡ al volante, distraerte?
    no¡
    Menos mal, que no hay bebes...
    Bss,despistada

    ResponderEliminar
  6. Hay mi niña en que estarias tu pensando...... en algún rey guapetón o en esos ricos majares que traías contigo?? Coger otro carro no pero llenar el de otra persona si hasta que por fin digo jope!! yo he cogido esas cosas?? bueno somos humanos y esto suele pasar una cosa más para explicar sino la vida es aburrida. Besos y mente despierta no sea que un día te olvides alguna cosa más importante...Besos.

    ResponderEliminar

Tu destello, ilumina mi refugio