sábado, enero 12, 2013

En una sala de espera...



Lo que se puede escuchar en estos lugares mientras esperamos a oír nuestro nombre para pasar a la consulta... Mi hora era a las 10:40 am. Llegué más temprano porque solo es control y con la enfermera. -¿Qué me controlo?- El peso, y la tensión arterial. Cada cuatro meses es la rutina.  Fui atendida a las 12 pm, y es que vaya tela. Se nota muchísimo el tema de recortes en la sanidad. Una sola enfermera para dos consultas. Y habíamos como 30 personas en esa sala de espera...  Sin contar los pacientes que llegan de urgencias.

El murmullo, los móviles, las risas en voz baja... 

-se escucha un teléfono-
_Cariño al Papa todavía no lo han atendido, encárgate tú de recoger a los niños.
Mientras el padre le da una palmadita al hijo, y le dice: "tranquilo yo me quedo solo aquí". El hijo lo mira con unos ojitos diciendo silencio Papa, que aquí me quedo contigo. Y si no hubiera sido así, al anciano no lo hubieran atendido.

Observando la escena, me conmovió el Sr. mayor, le habló con mucha ternura al hijo. Sufre de ácido úrico, y tenían que ponerle una inyección de urgencia. No podía caminar mucho iba con muletas. Y tenían dando vueltas toda la mañana en el ambulatorio. Porque les decían una cosa, y luego otra. Después de dos horas los atendieron.

¿Y que me dicen del tema de la política? ¡Madre mía! jajajajajajajajajjaaja Es el pan nuestro de cada día. Mientras intercambiamos charla, uno me preguntó -¿de donde eres?-, y cuando dije: Venezuela. jajajajajaajaj Dijo en voz alta: -Eres del Chavez.- Sonriendo le dije, NOOOOOO. ¡susto! el caso es que me eché unas buenas carcajadas. Despellejamos a todo cuanto político se nos antojó.  Había que entretenerse en esa sala, y lo bueno es que todos participaron, hasta el señor y el hijo que esperaban la inyección.  Escuché entre algunos, se va armar una grande - La guerra- . Como también hablaron de la "Prima de riesgo". Ha bajado y eso es bueno, dijo uno. Y otros contestamos: -porque a los alemanes le están saliendo mal las cosas-  Es un tema que hace unos días me explicaron, porque yo en cuanto a esto de finanzas NO SE NADA DE NADA. Solo observo el IBEX35, y cuando noto que esta muy bajo es porque no andan bien las cosas en la bolsa, suelo recordar que la última vez que lo vi sobre los 12 puntos fue para Julio del 2008. Y ya luego no ha vuelto a tener estos índices altos. Ahora va por el orden de los 8.66 puntos. 

El caso fue, que me entretuve, me reí a montón, me calcularon 35 años (lo mejor de todo) y no se notan mis 43 tacos jajajajaajajajaj. Desde la última visita que hice, perdí 3 kilitos y unos cuantos gramos. ¿Cómo creen que me consiguieron la tensión? después de hablar de todo esto: ALTA (14). Así que estuve un rato haciendo respiraciones profundas hasta que llegó a la normalidad.  

En fin, en una sala de espera hay para todo. Y ayer en la mañana compartí con gente extraña, pero que fueron amables, y divertidos a pesar de tener cada uno una dolencia por alguna enfermedad ajena a la conversación.

Feliz sábado.

10 comentarios:

  1. Yo creo que les alegraste el día a todos.
    Fijo que si.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. :-)

    Nos reímos muchisimo mi Torito. De verdad que si. Tanto, que cuando me tocó la hora, me dio pena de tener que retirarme. Eso si, cuando salí les dije hasta la próxima cita jajajajajajaaja

    Besitos soleados

    ResponderEliminar
  3. Cómo se te OCurre, hablar de política, antes de tomarte la tensión??? NUNCA¡
    Seguro que con tu simpatía, la espera, la llevasteis mejor
    Bss¡ que ya te dije, q no aparentaba la edad, ni de coña.

    ResponderEliminar
  4. Es verdad, no sé como me introduje en la charla jajajajajaajajj cuando me di cuenta, ya ni me quería levantar de la silla, solo para seguir dándole a la sin hueso (la lengua) y no parar de hablar jajajajaja

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. En esos lugares mi Caspita, las horas de espera se pueden alargar, pero como tu bien dices, se habla de todo un poco y mientras eso sucede se olvida uno un poco de sus dolencias, yo también apuesto por tu sonrisa, seguro que les alegro la espera, asi que 35...la verdad es, que NO, aparentas los que tienes.
    Un buen fin de semana y un gran abrazo.
    Ambar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días mi querida Ambar. Si, es verdad las horas pueden ser interminables cuando se espera, ese día viernes estaba a tope la sala, parecía un día lunes... Y eso fue lo que nos animó a hablar hasta por los codos, en vista de que todo era tardanza pura. Si, si. Si aparento los que tengo, solo que los disfrazo con sonrisas jajajajajajajaja

      Besitos de luz y feliz domingo

      Eliminar
  6. Pasaron un buen rato y tú también, no es de extrañar teniéndote cerca.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mi niña. ¿Cómo estás? Gracias por venir, y me voy contenta porque he visto tú comentario.

      Besitos sonrientes con mucha luz y esperanza.

      Eliminar
  7. Mi querida Carolina, cuando una va a estos lugares tiene que tomarse las cosas con clama, y mucha paciencia. Nunca se entra a la hora prevista, todo lo que presumiblemente querías hacer después olvídalo que no lo vas hacer, pero siempre queda el desconectar con los demás pacientes que están en tu misma situación y que por un momento hace que el mundo solo sea uno e igual para todos. Me alegro que estés bien que hayas rebajado y que sigas sonriendo. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Buenos días mi querida Ilesin. Tienes razón, uno hace planes para después de la cita médica, y resulta que los imprevistos de la consulta hacen que no se pueda cumplir todo... Lo bonito fue, que cada uno olvidamos por un momento el mal que nos aquejaba, porque nos unió la conversación ajena a enfermedades. Y la risa fue en conjunto, eso me gustó mucho.

    Besitos de luz, alma preciosa. Nos vemos pronto.

    ResponderEliminar

Tu destello, ilumina mi refugio