sábado, septiembre 28, 2013

En un abrazo...


Se fundieron,
ella tocó el cielo, y 
él se perdió en el arco iris de
su mirada...
El entorno del Olimpo
dio vida a un instante mágico
sacudiendo a dos dioses
que se topan
de vez en cuando, 
entre suspiros y gemidos
de una tarde inolvidable,
en donde los deseos
son concedidos
y el cuerpo
deja de ser
prohibido.
Ella, primavera,
y Él, el verano,
de una vida
eterna.

8 comentarios:

  1. Mi querida Carolina, de donde habrás sacado la inspiración?? de tu muso o de la frecuencia vibracional de otros dioses que entre estrellas viajan y llegan a playas donde el amor corre como olas que se funden en un mar de emociones diversas.
    Sea como sea que tus deseos se hagan realidad y entre dioses bailes ese vals de amor y pasión.
    Besos de luz mi querida hadita

    ResponderEliminar
  2. Mi linda Carolina.
    Me ha gustado este precioso y romántico poema, ese instante mágíco es maravilloso, primavera y verano de una vida eterna, que así siempre sea.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  3. Las musas te sonríen Carolina, Un beso para ellas.

    Es que tu las mimas mucho, seguro. feliz fin de semana. Bella Carolina.
    Y un abrazo a esa alegría de vivir.

    ResponderEliminar
  4. muy feliz fin de semana. un gran beso

    ResponderEliminar
  5. Precioso poema... sin duda una tarde gloriosa!! Besos!

    ResponderEliminar
  6. Romántica, te trae este otoño.
    Bss

    ResponderEliminar
  7. De verdad que te está sentando muy bien el otoño.

    Un poema precioso.

    Besos.

    ResponderEliminar

Tu destello, ilumina mi refugio