domingo, diciembre 15, 2013

Y fui...

Atardecer desde el Parque de la Ciudadela. 15/12/2013

A buscarte, 
entre las ramas desnudas
y la luna casi llena...

Cerré los ojos,
y esperé la caricia del aire
frío... 
susurró suave,
despeinando los versos
que esta tarde 
le dedico
a mi
suspiro al viento...

Luna y sol,
día y noche,
eso somos:
TÚ y YO

8 comentarios:

  1. Mi querida Carolina hermoso atardecer que hacen que tus palabras susurren al viento todo aquello que deseas que un día quizás se haga realidad, mientras tu amor vuela en busca de ese muso que tanto te inspira a tu corazón, pero un día no muy lejano junto a el podrás ver otros hermosos atardeceres.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Bonito parque eh!!!

    Y bonito poema también.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hola mi querida Carolina.
    Con los ojos cerrados sueña, y busca ese muso que te inspira tan bonito, dentro de tu corazón.
    Muy bella imagen, que esos atardeceres lleguen y el viento haga eco de tus supiros.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  4. :-)

    Feliz comienzo de semana a todos.

    Besitos de luz

    ResponderEliminar
  5. Mi linda Caspita.
    Paso a saludarte y desearte lo mejor en estas tan señaladas fechas, disfruta de tu familia y amigos.
    Feliz Navidad, ahora y siempre, a Ti,
    Pequeña Particular de Energía Universal del Cosmos
    A Ti, que en este preciso instante me lees
    Te Amo, por ser hebra del hilo que teje el tapiz de la vida
    Soy porque somos, porque somos soy
    Amar y ser Amado, es la misión del Alma
    Amarte y saber que me Amas...
    Es suficiente.
    Ambar

    ResponderEliminar
  6. que despello de palabras para cada uno de nosotros que te leemos
    un saludo cordial a la distancia

    ResponderEliminar
  7. Gracias, querida amiga, por tu amable presencia en mi blog, por tu amistad, por tu cariño, por el tiempo y las cosas compartidas durante este año que se va. Te deseo una feliz Navidad y un venturoso año nuevo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar

Tu destello, ilumina mi refugio