jueves, febrero 20, 2014

Yo


¿Cuál es el rincón de los suspiros, después de cuatro meses? ¿A dónde se fueron aquellas letras? ¿En dónde están los poemas? ¿En qué arco iris están mis musos? ¿En dónde está la inspiración? ¿Qué le pasa a esta flor, si aún no es la hora de marchitarse?... Un sin fin de interrogantes ¿será que llega lo que llaman la crisis de los 40? aunque yo tengo 44, es decir, ya era para que hubiera atacado mis nervios jejejeje

Poco a poco, vuelvo a despertar. A sonreír a pesar de la oscuridad, y volver a vivir. Últimamente he abandonado la escritura, y quiero volver a retomar esas horas en que podía liberar mis sueños escondidos, las cartas nunca escritas,  los poemas reflexivos, aquellos: cargados de emociones y sensaciones que desahogan el alma, y abren el baúl de los recuerdos... Esos, en que aparece la magia de las pieles de los dioses escogidos, ¡la música en idiomas diferentes! canciones en francés, en italiano, en inglés, en catalán, y en castellano...   Y del paraíso, ¿que me dicen? a veces no es necesario volar tan alto para toparse con el cielo, solo hay que cerrar los ojos por un instante y se convierte en un momento divino, y justo ahí: la tierra se hace paraíso, aunque la verdad es: aparece de vez en cuando, no todo el tiempo se tiene la suerte de encontrar esto, lo que si sabe es, que se vive, se disfruta, se tatúa y se plasma en letras indelebles con tinta de acero... Y el gran amigo y amor de los ojos, mi Negri  quien me escucha y pensará que estoy un poco loca, pero, comprende que soy su madrecita adoptiva y que estará conmigo hasta que el destino decida lo contrario. ¡Aunque también me toca calarme sus crisis! jajajjajajajjajaj

Ahora comprendo, "El rincón de mis suspiros" es, y será siempre el lugar que desborde sorpresas, magia, y belleza, como la luna, el sol, el mar, las montañas... ¡¡¡COÑO!!! mi alma, esa también puede ser un sitio para suspirar, lleva muchos siglos por este universo... Y las letras siguen aquí, en mi y con ganas de devorar el papel para crear poemas de amor, de sueños e ilusión. Aunque la mayoría lleva mucho de las vivencias. Y casi terminando, la inspiración, se genera cuando esos dioses hacen ese toque de atención que te desnudan y hacen el amor con mucha pasión para nunca olvidar... 

A esta flor le queda mucho por vivir, aprender y enseñar. Y lo mejor aún, ES QUE QUEDAN MUCHAS GANAS DE ESCRIBIR.  A lo mejor dentro de un siglo:  seré una leyenda... mmmmmm vale la pena tener un sueño como este! 

Pido perdón por tener tan abandonados los blogs amigos, los que siempre frecuento y comento. A partir de hoy me pongo al día, y espero que no se hayan olvidado de mi!!

Besitos de luz

10 comentarios:

  1. Volvió la LUZ!!!!!

    :)

    Que bien!!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Y espero que perdure, mi Toro bello.
    :-)

    Besitos de luz

    ResponderEliminar
  3. Mi querida Carolina las luces algunas veces se apagan como las bombillas pero la clave esta en recambiarla y que se vuelva a encender y así la inspiración vuelve a brillar.
    Besos de luz hadita.

    ResponderEliminar
  4. Con tu ayuda, he podido volver a retomar esto de la escritura.
    Gracias hadita de luz.

    Besitos de luz

    ResponderEliminar
  5. :-)
    Gracias mi dulce Mar por siempre venir y estar conmigo.

    Besitos de luz

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Hola Carolina. Me encantó volver a leerte, saber que vuelves a sonreír y que tengas ganas de escribir.
    En la vida hay mucha oscuridad, por eso es tan valorada la luz, esa luz que siempre sale de dentro afuera. A ti te sobra!!

    Cuidate mucho, Carolina

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Hola mi señor del Viento, que alegría cuando vienes y despeinas mis pestañas.
    Gracias.

    Besitos de luz

    ResponderEliminar
  9. No, mi linda Carolina, no me he olvidado de ti, pero sabes que estos días ando ocupada, y un monton de cosas en mi cabezota, me alegra saber que estás contenta y con más tranquilidad.
    Un abrazo.
    Ambar.

    ResponderEliminar

Tu destello, ilumina mi refugio