martes, abril 15, 2014

Amor de vidas



Una vez, fui la 
cueva de tus anhelos, y noches largas 
reposabas en silencio. 
Mientras acariciabas tus dulces sueños,
me convertí en la hada de tus deseos.
Ahora, el tiempo ha transcurrido,
y nos hemos transformado en dioses,
con piel de amanecer, radiante, suave
y ardiente como el rayo del sol.
La noche llega, y envuelve la desnudez, 
dejando fluir la ternura, 
la lujuria, y el deseo
de amantes del tiempo, 
que viajan a través de vidas 
para volver a sentir
las caricias de
un amor eterno...


9 comentarios:

  1. quién pudiera ser un dios, eterno, placentero y lujurioso, instalado en el olimpo del amor para siempre....

    Bello Caro!!!!


    Besazos!

    ResponderEliminar
  2. :)

    Como siempre tú y el amor.
    El amor y tú.
    Siempre de la mano.
    Siempre en el corazón.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias mi niña Azzul,
    que tengas unos bonitos días santos.

    Besitos de luz

    ResponderEliminar
  4. Mi adorable Josef, es verdad, quien pudiera serlo.

    Gracias,

    Besitos de luz

    ResponderEliminar
  5. :-)
    El amor, un muso extraordinario para la inspiración.

    Besos de luz mi toro bello

    ResponderEliminar
  6. Se siente, se vive, y se escribe.
    Gracias querida Hanna.

    Besitos de luz

    ResponderEliminar
  7. Ese sentimiento que perdura en el tiempo ajeno a todo y ligado a el alma que envolviendose se fusiona formando una sola entidad.
    Besos de luz mi querida hadita.

    ResponderEliminar

Tu destello, ilumina mi refugio