domingo, noviembre 02, 2014

Pantano de Vallvidrera y la playa

Vallvidrera. 1/11/2014

En imágenes les dejo un bello lugar, muy cerca del la bella ciudad condal (Barcelona). Un pulmón natural que conocí ayer, mágico, silencioso y para soñar.  En nuestro corto recorrido nos acompañó un Jabalí, al principio nos dio miedo porque el animalito tiene una cara muy fea, pobre jajajajjajajaja... El pantano tiene tortugas de varios tamaños, aunque la cámara de mi móvil no las captó. También tiene patos. Vi un árbol con el nombre de "Amor",  y las escaleras me fascinaron, tienen esculpidas hojas otoñales en cada escalón.  Respiré aire puro, bajo un cielo medio nublado, con ciclistas todo terreno (no sé como pueden conducir por esas inclinaciones y sin caerse)...
Y para acabar este día de los santos, me fui a la playa de noche con el amor de mi vida: Mi NEGRI.  Disfrutamos sentaditos viendo pasar un velero en la soledad del silencio y escuchando las olas del mar.
Así comienza el mes de noviembre para mi. El mes en donde sumaré un año más a esta vida.

Feliz comienzo de semana.


Mi Negri se encuentra mucho mejor, ya tiene más pelo. Ha recuperado peso, energía y mucha fuerza para jalarme en la calle jajajajajajjajajajajaj, y eso me tiene feliz.

4 comentarios:

  1. Me gusta sentirte feliz, me alegro de que el precioso y amoroso Negri, ya esté tan recuperado y contento como antes, muy bonitas las fotos, lugares así, merece la pena disfrutarlos.
    Un buen domingo y un abrazo, mi querida Caspita.
    Ambar

    ResponderEliminar
  2. Que comiencen así de bien, todos los meses de tu vida, por buena persona.
    Carolina: me invitas a conocer Barcelona? mira que estuve a una hora y poco de camino, pero iba, para Andorra.
    Creo, que soy de las pocas personas, que no conoce esa ciudad, claro¡ que esa ciudad, tampoco me conoce a mi...
    Bss

    ResponderEliminar
  3. Creo que no he ido nunca, o quizás de pequeño, no sé...

    Es muy bonito.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Uno puede haber nacido en una cuidad y llevar todo la vida viviendo en ella y todo y así siempre hay algún remoto por descubrir.
    Realmente por Vallvidrera hay numerosos rincones hermosos y mágicos en los que perderse solo es cuestión de saber encontrarlos.
    Besos de luz.

    ResponderEliminar

Tu destello, ilumina mi refugio