domingo, noviembre 23, 2014

Soplo de paz

Jardín Joan Maragall, Barcelona. 22/11/2014

El otoño acaricia,
y el viento suspira,
desnudando la naturaleza 
bella y susurrando
canciones de cuna para que duerma,
y así descanse y despierte
luego en primavera.
Mientras, 
estoy sentada en la orilla del mundo
 deshojando el tiempo,
despeinando la partitura de
la vida...
Silencio,
respiro,
sonrío,
y vuelvo a empezar...


 
Jardín Botánico historico. Barcelona 22/11/2014


Jardín Jacint Verdaguer, Barcelona. 22/11/2014

Parque de Pueblo Nuevo, Barcelona 23/11/2014


El amor de mi vida. Mi Negrito.

y yo...

9 comentarios:

  1. Qué paz¡ que solo y triste está el jardín...
    Bss

    ResponderEliminar
  2. Que bien te salen las fotos... y la poesía.
    El botánico hace tiempo que no lo frecuento, el otro no hace tanto...

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Mi querida para llegar a conocernos a nosotros mismos en la mayoría de las ocasiones hay que pasar por esa soledad donde nuestra alma puede hablar y nosotros somos capaces de escuchar y entender que tras cada rincón hay una puerta que nos lleva mucho más allá de nuestra realidad.
    Besos de luz.

    ResponderEliminar
  4. Fotos versos y todo en conjunto es la dulce maravilla que destila tu alma.
    Mi querida Caspita...sentada en la otra orilla estoy yo, también como tú, en este momento, deshojando el tiempo.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  5. Si, una paz y tranquilidad se respira en cada uno de estos jardines. Solo el ruido del viento sacudiendo las ramas de los árboles, el silencio ensordecedor del paisaje de soledad que dibuja el bello otoño.

    Besitos de luz mi querida Mar

    ResponderEliminar
  6. El botánico es precioso, la altura de los árboles impone y sobre todo esa frescura que me hizo transportar a la selva tropical.

    Besitos de luz mi toro bello

    ResponderEliminar
  7. Exactamente y es ahí justamente en ese punto de encuentro con uno mismo en donde florecen nuevos proyectos con entusiasmo.

    Besitos de luz mi hadita

    ResponderEliminar
  8. Aprovecha ese tiempo de estar sentada en la orilla del mundo, porque es el preciso para escudriñar el interior y sacar a relucir nuestra luz radiante.

    Besitos de luz querida Ambar

    ResponderEliminar
  9. Lindos paisajes, Carolina, gracias por compartirlos, Un abrazo desde Andalucía.

    ResponderEliminar

Tu destello, ilumina mi refugio